Inicio

Pensamientos

Ver entrada

Avatar de jesus   jesus   25/03/2016 a las 06:39 Valoración: 2
Follar soñando... o casi
Foto: Follar soñando... o casi

Hoy me he despertado de malas maneras.

Soñaba que estaba de visita en casa de una amiga, que también lleva viviendo un tiempo en el extranjero (en Reino Unido). Es una tipa que aunque no es modelo tiene un algo, es guapa, y de algún modo tiene un morbo añadido el que me enrollara un mes o así con su hermana. Creo que estoy dando demasiadas pistas... ¿pero y qué? vivo lejos, ya qué me van a decir jeje.

Así que estaba ahí, en su casa, y llegó la hora de dormir. Por supuesto nos acostamos en la misma cama, que es lo más apropiado cuando visitas a alguien. En un espacio tan reducido había que pasar el brazo por encima, y bueno, acariciar es algo bonito, y ay, qué torpe, si he pasado la mano por el sujetador, uy, qué tonto... la cosa fue evolucionando hasta el punto de que ella me pidió con la mirada (o eso pensé yo, soñando), que la despelotara y la recorriera su cuerpo hasta aprenderlo de memoria.

En esas estábamos, cuando de repente suena la puerta, y entra lo que parece ser su familia. Sus padres, tíos, yo qué sé. ¡Mierda! la tipa está casada, con un francés que me cae mal para más inri (¡un francés, joder!), así que mientras ella se llevaba sus suculentas lorzas lejos de mí, yo me escondía debajo de las sábanas con la intención de no ser cogido con la polla como un asta en la cama de la mujer del hijo puta de mi prójimo.

El caso es que la familia (que era su familia, pero todos ellos eran en realidad "interpretados" por mi familia) no paraba de entrar al cuarto y dar por saco: que si "levántate", que si "voy a limpiar", que si pegando tirones a las sábanas... y yo haciéndome el tonto y aferrándome a las sábanas como si fueran las carnes de mi amiga.

Del cielo al infierno en tan poco tiempo... el caso es que por más que lo intentaba, no podía reconducir la situación a lo que yo (como todo el mundo) quería: follar. Ni durante ese sueño, ni después, intentando volver a dormirme y soñar que soñaba que follaba.

Esto ocurrió como a las cuatro y pico de la mañana, y desde entonces no he pegado ojo. Igual he pegado otras cosas, pero no el ojo. Así que me levanté, me puse a mirar internet, respondí algún correo del trabajo, mandé otro a un colega (el que de verdad estuvo saliendo con la chica de mi sueño), preparé el desayuno para mí y mi novia, y cuando ésta se despertó le conté mi sueño. Ella en cambio había soñado con una serpiente que aunque estaba cortada por la mitad le perseguía por la casa. Todo muy freudiano.

Y todo esto me ha hecho pensar, como buen pensador, en todo esto de soñar, de follar, de la vida en general: ¿qué pasaría si el hombre (como especie, que incluye a la mujer también) pudiera condicionar sus sueños, decidir qué sueña, y por ende, poder tener sueños de follar sin parar?

¿No sería la hecatombre, el fin de la especie? ¿no estaríamos todos decidiendo entre levantarnos para ir a trabajar o quedarnos soñando que follamos a quien nos dé la gana, sin parar, con lo realistas que son los sueños, hasta morir extasiados y extenuados en unas pegajosas sábanas? ¿es que alguien iba a sacar fuerzas para salir de la cama y encararse a la puta realidad, cuando puede estar follando hasta morir?

Creo que debería de haber estudiado filosofía. Si no por lo de pensar, por lo de follar. Estudiar informática no fue una buena elección, se mire por donde se mire.


Visto: 1327 veces   Compartir en Menéame Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Delicious

Imágenes relacionadas:

Cachete en el culo Esta mujer se queria casar conmigo Cachondos Por atras Bebe en lavadora Otra de encuentra a Wally Estilo Indio Alimenta a tu dios Nepalingrish Casa en Darjeeling Otra de hindingrish

Aviso Legal Contacto Mapa del sitio Colabora Buscador Acerca de esta web Acerca del autor
DeSastreCajón, corriendo sobre jMVC